DE HUMALA A PPK: EL NUEVO DESTINO DEL PERÚ

DE HUMALA A PPK: EL NUEVO DESTINO DEL PERÚ
PPK y Ollanta Humala en Perú

La complejidad del Perú, la salida de la dictadura de Alberto Fujimori, una de las más recientes en la región, y personajes como Raúl Haya de la Torre y Hugo Chávez, envuelven la dinámica política actual de esta nación latinoamericana que busca cerrar capítulos y abrir sus relaciones al resto del continente.

De líder del levantamiento militar contra la dictadura de Fujimori ocurrido en el año 2000 a ciudadano presidente. El periodo del Teniente Coronel del ejército peruano Ollanta Humala está marcado por la aceptación popular más baja en los últimos 15 años, algunas obras sociales y grandes casos de corrupción, incluyendo la prohibición de la Primera Dama de salir del país.

Fundador del Partido Nacionalista Peruano, de tendencia centro izquierda, se postuló las elecciones de 2006 en las que tuvo que enfrentarse a las fuerzas de Alan García, anexo al APRA, partido vertebral en la historia de la izquierda del país que fundado por el icónico Raúl Haya de la Torre en la década del 20. De él, Alan García recibió parte de su adoctrinamiento.

Las polémicas elecciones del 2006 se vieron empañadas por los apoyos a Humala del presidente boliviano Evo Morales y del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, de quien se decía que había financiado la campaña con el objetivo de ganar un aliado político en la región. Con una izquierda dividida en el Perú, Alan García se impuso con el 52% de los comicios para repetir en el cargo de presidente por un periodo no consecutivo. El primero había transcurrido entre 1985 y 1990.

Las elecciones de 2011 fueron un tanto más complejas ya que en ellas se presentaron diez candidatos presidenciales, incluyendo el actual presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczinski, y Keiko Fujimori, hija del ex dictador Alberto Fujimori. Tras una segunda vuelta bastante reñida entre Keiko Fujimori y Humala, finalmente se impuso Ollanta Humala con un 51 %. Ninguno de los candidatos contaba con la suficiente popularidad entre los peruanos; sin embargo, el recuerdo de la dictadura se impuso.

Las obras son el gran sello del periodo de Ollanta Humala entre 2011 y 2016, ”… son las obras las que van a hablar por sí solas. Son las obras el legado que estamos dejando, las que van a hablar por este gobierno”. Construcción de carreteras, infraestructura energética o inversión en los desembarcaderos pesqueros son algunas de ellas. Entre las obras sociales destaca la cobertura del programa de alimentación escolar Qali Warma; no obstante otros de gran envergadura económica como la explotación aurífera de Minas Conga provocaron semanas de manifestaciones entre los habitantes de la localidad, ocasionando el conflicto minero de Cajamarca. Humala, quien en su plan de Gobierno había prometido respetar las fuentes de acuíferas del Perú, no hizo los esfuerzos necesarios para reducir el impacto ambiental provocado por la explotación minera, además de darse múltiples casos de violación de Derechos Humanos, por lo que las protestas contra sus políticas no se hicieron esperar.

Por otra parte, la reputación de Humala se vio perjudicada por lavado de dinero, incluido el caso brasileño Lava Jato, por el cual habría recibido unos 3 millones de dólares en el año 2011. Además, se le acusa de recibir dinero del presidente Chávez para beneficiar su campaña. Las investigaciones dieron lugar a que a la Primera Dama le fuera prohibida la salida del país.

En el 2016 Perú eligió al presidente mejor preparado de su historia. Pedro Pablo Kuczinski, hijo de inmigrantes con una definida vocación social, es especialista en Economía y en Relaciones Internacionales, estudios que llevó a cabo en Oxford y Princeton y que le permitieron ejercer cargos públicos relacionados con la economía nacional. Ganó las elecciones con una ventaja de apenas unas décimas sobre la propuesta de Keiko Fujimori.

Su plan de gobierno está basado en la consigna Peruanos Por el Kambio, PPK. Apuesta por la proyección internacional del Perú, la construcción de alianzas dentro de la región, incluyendo una mayor y mejor presencia en la Alianza del Pacífico y en espacios multilaterales en donde se traten temas económicos, la estimulación de la inversión extranjera, así como por la modernización de las estrategias diplomáticas. Lo que parece ser el sello por excelencia que marcará el nuevo periodo político de Perú.

Por otro lado, el legado de Humala referido a la violencia e inseguridad en el país y el mejor aprovechamiento de las fuentes acuíferas, son uno de los mayores retos. En cuanto a los retos sociales, se plantea el empoderamiento pleno de la mujer, ya que en materia de igualdad de género el Perú es el país más rezagado en Latinoamérica. De igual forma, se plantean reformas del sistema de pensiones para hacerlo más eficiente y que cubra los requerimientos necesarios del adulto mayor.      

Desde su juramentación en julio, se ha programado diferentes reuniones con sus homólogos en la región, incluyendo Rafael Correa de Ecuador, Mauricio Macri de Argentina, Horacio Cartes de Paraguay, Enrique Peña Nieto de México y Michelle Bachelet de Chile, entre otros.

En cuanto a las políticas internas, se diseñaron una serie de acciones inmediatas que deben ser desarrolladas en los siguientes 100 días. “El país demanda cambios inmediatos y eso es lo que nuestro gobierno quiere hacer. Queremos resolver rápidamente los problemas que afectan a los peruanos”, apuntó el mandatario, haciendo énfasis en el sector salud en las zonas más apartadas de los centros urbanos.

El nuevo prospecto político del Perú se avecina como positivo, abierto al desarrollo económico, colaborativo en la dinámica económica y política de la región, apostando por la modernización general del país y, sobre todo, superando las secuelas de la dictadura y de la izquierda populista que han marcado los últimos 15 años de historia peruana.

Autora: Merlen Delgado es historiadora especializada en Historia de América.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*