El camino de Europa

El camino de Europa

euroescepticosEl auge del populismo en Europa ha llevado al continente por la senda del conformismo. Iglesias, Le Pen, Grillo, Farage o Tsipras han conseguido que, por contraste con el suyo, la aburrida y elefantiásica burocracia europea parezca un modelo casi heroico, aunque siga siento tan monstruoso o más que hace una década. Le Pen representa un proyecto cobarde y perdedor no porque no pueda ganar, sino porque la marginalidad, el proteccionismo y el aislamiento nunca son notas que acompañan a la grandeza. Macron debe ganar pero escasa ambición puede tener Europa si considera que él es la solución. Merkel, Rajoy, Renzi o el propio Macron pueden ser buenos gestores, pero tras sus mandatos la UE seguirá siendo el mismo infierno fiscal, extraordinariamente burocrático y proteccionista y preso de los dogmas de la posmodernidad. Faltan liderazgos radicales que cuestionen el statu quo sin pretender volver al siglo XV. Hasta entonces, no queda más remedio que conformarse.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario