El momento de la exigencia

El momento de la exigencia

exigenciaMarine Le Pen no gobernará Francia y con su derrota se pone punto y aparte a la amenaza populista en Occidente. Con Tsipras reducido, España, Holanda y Austria fuera de peligro, Reino Unido en una larga travesía de al menos dos años y AfD con escasas posibilidades de obtener un resultado relevante en Alemania, es momento de volver la mirada hacia quienes gobiernan la Unión. Bruselas, capital insólita para un proyecto que se pretende serio, carece de rumbo conocido en materia de política exterior, apenas es capaz de articular una Defensa común y en materia económica ha apostado por la socialdemocracia más o menos tibia como pensamiento único e inamovible. Merkel, Rajoy, Macron o Renzi, si regresa al Palacio Chigi, harán mal en creer que la cosmética seguirá siendo útil sin el peligro de la daga populista. Con la barbarie en retroceso, vuelve el momento de la política. ¿Estarán a la altura?

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario