EL PAPEL DE LA MUJER EN LATINOAMÉRICA

EL PAPEL DE LA MUJER EN LATINOAMÉRICA

La mujer es parte importante de cualquier sociedad; sin embargo, la evolución de su papel ha variado a lo largo del tiempo, en especial durante el siglo XX e inicios del siglo XXI. En el caso latinoamericano, se ha producido una circunstancia histórica sin precedentes, en la que cuatro países han sido dirigidos por mujeres simultáneamente. ¿Cuál ha sido el camino recorrido hasta ahora?

La década de 1970 significó un hito para lograr la igualdad de género en el continente americano. Mientras se daba la Primera Conferencia Mundial sobre la mujer en México, la tercera esposa de Juan Domingo Perón, María Estela de Perón, era nombrada primera presidenta de Argentina y, por tanto, primera presidenta del continente americano.

Durante estos años el anticonceptivo oral deja atrás las conservadoras ideas del Baby Boom consolidadas durante la postguerra para facilitar la liberación sexual de la mujer y plantear una posición firme de decisión sobre su propio cuerpo y su lugar en el mundo. A partir de este momento, la mujer pasó de ser un elemento pasivo de la sociedad a uno activo que aspiraba a la igualdad plena de género, eliminación de la discriminación, y sobre todo a la integración y participación plena en el desarrollo de su entorno.

Durante las siguientes décadas se constató la incorporación de la mujer en las decisiones de la dirección privada y pública de organismos e instituciones, cuestión que era primordial. De hecho, es durante los años 90 cuando surge la palabra empoderamiento, y comienza a ser vocablo de referencia al tratar temas de igualdad de género. Dicho término incluyó tres aspectos: el desarrollo individual de la mujer, su capacidad de influir en el medio donde se desenvuelve y el impulso de su participación política. La forma de garantizar que esto sucediera era a través de la escolarización, indicador principal del Índice de Desigualdad de Género, desarrollado también en esta época.

Esta realidad ha ido evolucionando para mejor en el siglo XXI; de hecho, según datos de la Organización Mundial para el Trabajo, las mujeres de los países latinoamericanos han logrado una incorporación laboral entre el 10% y el 40%, a partir del año 2000, con Panamá a la cabeza. Aunque estas cifras representan buenas noticias, lo cierto es que llegar al actual estado de las cosas ha supuesto una lucha heroica de mujeres que han marcado una diferencia en la historia política latinoamericana.

Desde la incorporación de la mujer en el derecho al voto, hasta su protagonismo en el destino de una nación, el recorrido de las luchas que protagonizó la mujer durante el siglo XX es vital para entender cómo en la actualidad cuatro presidentas latinoamericanas convivieron en un mismo tiempo histórico. Los nombres de Michelle Bachelet, Cristina Kirchner, Laura Chinchilla y Dilma Rousseff son de sobra conocidos por su actuación presidencial.

No obstante, otros nombres como la médico uruguaya Paulina Luisi, la científica brasileña Bertha Lutz, y la icónica Eva Perón de Argentina, fueron también conocidos por ser pioneras en lograr entre los años 30 y 50,el noble objetivo de otorgarle a la mujer el voto sin ningún tipo de restricción.

Salvando diferencias ideológicas, y las circunstancias particulares, Latinoamérica ha tenido hasta el momentos diez mujeres presidentas; además, en el panorama político se avecinan las candidaturas presidenciales de Hillary Clinton, en EEUU este mismo año, y Cynthia Viteri, en Ecuador para 2017.

También ha crecido la participación femenina en el activismo político, así como en cargos públicos. Según cifras de la ONG Redprolid, el devenir político de Bolivia está compuesto por un 51% de mujeres, le sigue Argentina con un 40,6% mientras que Nicaragua cuenta con un 40,2% de participación femenina. Lamentablemente, Perú apenas cuenta con poco más del 1%.

Los avances en la inclusión de la mujer en el destino de la región han alcanzado organismos como la Comisión Económica para la América Latina y el Caribe, CEPAL, cuya presidenta ejecutiva Alicia Bárcena lideró recientemente una conferencia sobre Desarrollo Sustentable en Latinoamérica. En ella hizo una reflexión sobre una de las metas de la llamada Agenda 2030: seguir trabajando para ampliar y garantizar la igualdad de género en el continente.

Si bien la participación política de la mujer parece estar venciendo obstáculos, otros temas referentes a la igualdad de género se encuentran todavía en plena discusión. Algunos de los más importantes son: la violencia hacia la mujer, la igualdad en la remuneración por trabajo realizado y la oportunidad de acceder a cargos directivos privados, entre otros. El ideal de dejar atrás los planteamientos de una sociedad ortodoxa aún está en tránsito; mientras tanto, es evidente que la inclusión femenina en las decisiones políticas es parte del nuevo destino que enfrenta el mundo y, en particular, el continente americano.

Autora: Merlen Delgado es historiadora especializada en Historia de América.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*