Jarabe democrático

Jarabe democrático

iglesiasEn sus programas financiados por el narcogobierno de Caracas, Pablo Iglesias solía contarnos que los escraches eran “jarabe democrático”. Este fin de semana, él y su amante recibieron un poco de aquella particular medicina en un restaurante de Madrid, cuando fueron increpados por algunos venezolanos poco dispuestos a reírle las gracias a los asesores del chavismo. Lo curioso de Venezuela es que, si bien hace apenas tres años era la cúpula podemita la que proclamaba su admiración y se jactaba de cobrar grandes sumas procedentes de Miraflores, ahora es un tema prohibido y cualquiera que lo recuerde pasa a ser “cómplice del PP”. Montero gimoteaba en Twitter desarrollando la única habilidad en la que ha alcanzado maestría: el victimismo. La Justicia social también es recibir exactamente lo que siembras: que lo disfruten.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario