La moción del fracaso

La moción del fracaso

mocionIrene Montero comenzó enumerando una larga lista de casos de corrupción en los que estaba involucrado el PP. “Las sentencias las acato, los periódicos los leo y las habladurías las desprecio”, le respondió más tarde Rajoy dando por cerradas las dos horas de discurso de la diputada.

La moción fue más intensa en Twitter que en el hemiciclo, donde la mayoría de los presentes la tomaban como un mero trámite en el que todos tenían que figurar. “La obra de teatro más cara de la historia”, definió Oramas poco antes de decirle a Iglesias que ella no era una mujer sumisa, “como las que le gustan a usted”.

PSOE y Ciudadanos pasaron de puntillas en un partido que no es el suyo, Rajoy decidió intervenir más por hobby que por necesidad e Iglesias no supo salir airoso de un circo en el que solo le acompañan ERC y los herederos de la ETA. La ópera bufa llega a su fin mañana; al menos nos hemos reído.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario