NEWSLETTER 402: Nacionalidades

NEWSLETTER 402: Nacionalidades

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario

Buenos días, hoy es jueves 14 de septiembre:

El partido Ciudadanos ha abierto la puerta a quitar el término nacionalidades del artículo 2 de la Constitución y eso es algo que celebramos moderadamente. También dijeron un día que iban a acabar con el concierto vasconavarro y no tardaron en desdecirse.

En eso de la astracanada territorial el PP tiene mucho que mejorar, puesto que defiende orgulloso (¡y qué orgullo!) los privilegios medievales de Vascongadas, consolidó la imposición de lenguas regionales en Valencia o Galicia, e incluso Fraga, hombre brillante pero a veces también disparatado, acabó defendiendo una suerte de España confederal quizás para ser, al fin, presidente de algún Estado.

Desde 1978 el debate público ha virado inexorablemente a una federalización de España. Ni siquiera UPyD, seguramente el más serio intento centralizador que ha existido España en los últimos treinta años, escapó del erotismo del término para aplicarlo a su propuesta: una España federal.

Hoy sólo Vox, partido fuera de toda carrera por obtener alguna cuota de poder, defiende abiertamente lo que un porcentaje notable de españoles cree cada vez con más fuerza: las autonomías son reminiscencia del medievo, paraíso de caciques, caldo de cultivo de deslealtades, abono para egos delirantes y desagüe de ingentes cantidades de fondos públicos. 

Una reforma de la Constitución no debería eliminar únicamente el término nacionalidades, sino desterrar su espíritu para regresar a un Estado central fuerte con una bandera, una historia común, unas fuerzas de seguridad y una caja única. Y quien quiera presidir una nación, que se presente a unas generales.

Cataluña, que jamás utilizó la autonomía para otra cosa más que para traicionar al Estado, es el mejor botón de muestra acerca de todo lo anterior. La Fiscalía de José Manuel Maza llamó a los alcaldes catalanes insumisos a declarar y advirtió a los Mozos: quien no acate, que sea detenido. Las CUP ya han confirmado que harán caso omiso y ahora sólo queda comprobar el poético paisaje de un mozo deteniendo a un cupero en nombre del maléfico Estado español.

Hasta que no lo veamos, no lo creeremos. 

La primera alcaldesa que debería declarar es la de Badalona, una tal Dolors Sabater, de extrema izquierda, que arrebató la alcaldía a García Albiol con los votos del PSC. Badalona es la tercera ciudad de Cataluña y está en manos de los golpistas gracias a los camaradas de Castejón e Iceta. El PSC se siente acosado en Lérida pero abraza al acosador en Badalona: al final, todos sabemos que alguien acabará culpando de todo al PP.

En el apartado de agravios sin respuesta, la Guardia Civil ordenó cerrar la web oficial del referéndum y, tras lograrlo, los golpistas abrieron otra alojada en Reino Unido. Puigdemont lo anunciaba ufano vía Twitter y los españoles asistíamos atónitos a otro ejercicio de desfachatez que queda impune. Si Rajoy Brey lo que quiere es que un exilio siberiano nos parezca insuficiente castigo para este individuo, desde luego que lo está logrando.

Mañana más.

Siempre vuestro,

mb.