NEWSLETTER 400: Fracaso

NEWSLETTER 400: Fracaso

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario

Buenos días, hoy es martes 12 de septiembre:

Los catalanes conmemoraron ayer aquella guerra que también perdieron y en la que se posicionaron junto al Archiduque Carlos para defender lo que siempre les ha gustado: la antigüedad.

Es curioso comprobar hasta qué punto España y el separatismo catalán juegan ligas diferentes: mientras el 12 de octubre se conmemora el descubrimiento del mundo, gesta incomparable en todo el globo, el golpismo catalán construye su presunto día nacional en torno a una derrota. El victimismo como auténtico hecho diferencial.

La guerra, como sabe cualquiera que no sea un perfecto indocumentado, fue de sucesión, jamás de secesión. El hecho de que el imaginario separatista haya manipulado también eso da buena medida de lo grotesco, artificial y totalitario de su empeño.

Cataluña jamás será lo que nunca fue: independiente, pero si por algún azar del destino lo consiguiera, jamás pondría en práctica aquella presunta buena vecindad de la que alardean. Su siguiente paso sería reclamar Valencia y Baleares, así como cualquier territorio francés que consideraran oportuno. Y seguro que encontrarían al otro lado a su eterno aliado: el progresismo simpático, el filibusterismo amable.

La Diada recibió con honores a Arnaldo Otegi, orgulloso terrorista. Es un buen ejemplo pero no precisamente para los golpistas, sino para el Gobierno de Rajoy Brey. ¿Recuerdan cuando ilegalizar Herri Batasuna iba a hacer que ardiera el País Vasco? ¿Cuando encerrar a Otegi iba a hacer que Bildu ganara las elecciones en aquella región? ¿Cuando la Ley de Partidos iba a multiplicar los apoyos a ETA?

Pues bien: recuerden que aquello jamás sucedió. La aplicación incontestable y sin complejos de la ley, el ejercicio legítimo de la autoridad por parte del Gobierno democrático es el camino más corto y seguro hacia la victoria. Que nadie lo olvide.

En la manifestación se quemaron banderas de España, Francia y la Unión Europea, y la noche antes una multitud de golpistas paseó por Barcelona con antorchas y haciendo arder la Constitución española, por las víctimas de 1714.

Cataluña, que nada reseñable hizo jamás sino como territorio español, queda a merced de los radicales, los antisistema y los violentos. España vuelve a ser, como lo fue siempre, luz y civilización para aquella caverna. Si hoy un catalán puede aspirar a la libertad y a la prosperidad, únicamente puede hacerlo en su condición de español. Como de costumbre.

La asistencia fue sensiblemente inferior a la de otras convocatorias, y en ningún caso superó los 60.000 asistentes. La Guardia Urbana dio un millón, frente a los dos millones que dio hace tres años, pero es importante aclarar esto: las manifestaciones en España, todas, se inflan de manera patológica. Lean este hilo y comprueben por qué.

En cualquier caso, la afluencia fue sensiblemente inferior a las de años anteriores, y los protagonistas fueron cada vez más radicales. El movimiento decrece de manera inexorable.

Pero todo se acaba y la Fiscalía ya ha convocado a la Policía Nacional, Guardia Civil y Mozos para continuar la investigación por los preparativos del 1-O. La cita se producirá este mediodía y a ella asistirá el señor Trapero,elevado a categoría de mártir desde aquel 17 de agosto. Los mitos del separatismo son bastante endebles, cuando no directamente fraudulentos.

El Día D ya ha pasado. Las manos están libres, o deberían, para actuar sin ambages.

Siempre vuestro,

mb.