NEWSLETTER 409: A por ellos

NEWSLETTER 409: A por ellos

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario

Buenos días, hoy es miércoles 27 de septiembre:

La Policía y la Guardia Civil de toda España parten hacia Cataluña a colaborar en el mantenimiento del Estado de Derecho y en la erradicación del Golpe. Por primera vez en mucho tiempo, el patriotismo se celebra más allá de un campeonato de fútbol o de cualquier otro evento deportivo y miles de personas han salido con sus banderas a apoyar a las fuerzas y cuerpos que garantizan la libertad y la ley.

Durante cuarenta años se ha intentado avergonzar a cualquier español que mostrara sus símbolos con orgullo, e incluso algunos liberales, muchos de ellos hijos de la posmodernidad, han abrazado ese complejo como si la libertad se pudiera mantener al margen de la nación, del Estado y de la ley. En Murcia, una señora gritaba a por ellos y los equidistantes profesionales acudieron a escandalizarse en Twitter para demostrar que entre la Constitución y el golpismo ellos siempre buscarán un cómodo punto intermedio.

A por ellos, sí, porque las naciones que se respetan a sí mismas envían a hombres armados para defender sus leyes. No a por los catalanes, sino a por los delincuentes que han hecho desaparecer el Estado de Derecho precisamente contra la mayoría de los catalanes.

El PP en Madrid propuso facilitar las juras de bandera el día 12 de octubre y reforzar algunos actos de celebración de España el día que se conmemora que nuestro país descubrió el mundo. Un politólogo de esos que nos explica el mundo en 140 caracteres corrió a llamarles estúpidos exclamando que no han entendido nada. El país viviendo una reivindicación del patriotismo como no se recuerda desde la Transición y un señor bramando en Twitter porque un partido facilite esa expresión. Cuando la derecha arrase en las próximas elecciones este caballero nos explicará con muchos textos y gráficos por qué se ha vuelto a equivocar.

En la Casa Blanca se reunieron Donald Trump y Rajoy Brey. Algunos separatistas, que no son ya sino fanáticos y adictos a la mentira, casi se congratulaban porque Trump no mostró su rechazo al golpe de Estado. Lo que dijo fue lo siguiente: España es una gran nación, un gran aliado, la mayoría de los catalanes ama a su país, España, separarse de España es estúpido, los catalanes no van a votar y la mayoría se opone a la independencia, etc. Si hubiera quemado una estrellada en plena rueda de prensa, Rahola vendría a explicarnos que Trump celebra con luz y color la expresión democrática del poble català.

Lo cierto es que el asunto regional de Cataluña nunca estuvo encima de la mesa porque la intención de España nunca fue internacionalizar la cuestión y darle a los golpistas más trascendencia de la debida. Las cuestiones principales del encuentro fueron la relación comercial, los acuerdos militares y las posiciones frente a las dictaduras de Corea del Norte y Venezuela. En todos ellos, ambos mandatarios mostraron una sintonía prácticamente absoluta.

Rajoy Brey se enorgulleció de liderar las sanciones a Venezuela dentro de la UE, se mostró contrario a andarse con paños calientes frente a las provocaciones de Pyongyang y proclamó su decisión de impulsar el comercio y la cooperación militar con EEUU. Trump puso en valor la relación de ambos países como aliados históricos, agradeció el apoyo de España en las cuestiones coreana y venezolana y también se mostró partidario de seguir fomentando la cooperación comercial y militar. Esperemos que ningún presidente socialista vuelva a destrozar la relación bilateral entre ambos países.

El presidente Rajoy regresa hoy a España para encarar la lucha definitiva contra el golpe de Estado, que tendrá su cénit el fin de semana aunque amenaza con prolongarse durante más tiempo.

Seguiremos atentos. 

Siempre vuestro,

mb.