NEWSLETTER 393: Rajoy el prescindible

NEWSLETTER 393: Rajoy el prescindible

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario

Buenos días, hoy es 23 de agosto y hay cuestiones importantes de las que hablar:

Los atentados islamistas de Barcelona arrojan cada vez más luz sobre el nefasto estado de Cataluña como región y de España como nación. Los terroristas tuvieron tiempo de preparar a conciencia y con tranquilidad sus crímenes gracias a la incompetencia de los Mossos, la falta de coordinación con las fuerzas de seguridad nacionales y la infame permisividad de las instituciones regionales.

Los Mossos, innecesaria policía regional al servicio del delirio nacionalista en Cataluña, fueron incapaces de controlar la radicalización de los criminales en una mezquita salafista, de sospechar cuando se produjo una descomunal explosión en un piso okupado de Alcanar, de cooperar con los especialistas de Policía Nacional y Guardia Civil y de establecer bolardos o maceteros en vías principales para evitar este tipo de ataques. Su actuación ha sido NEGLIGENTE.

Por si fuera poco, los sindicatos mayoritarios de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han alertado de que los Mossos les están dejando al margen en el desarrollo de las investigaciones con el objetivo de presentar a Cataluña como un Estado autosuficiente. La situación es más sangrante si cabe cuando Zoido y Rajoy Brey están haciendo literalmente NADA para evitar este descontrol. España, ausente y expulsada de su propio territorio. 

Tras el atentado, una alcaldesa indigente que patrocina la apertura de fronteras al islamismo, defiende la okupación y considera que los bolardos “coartan la libertad” y un presidente autonómico inmerso en un golpe de Estado contra su país han copado todo el protagonismo. La Generalidad ha arrinconado al Gobierno nacional y éste se ha dejado arrinconar con gusto. Rajoy Brey ejerce como figura completamente prescindible incapaz de dignificar su autoridad.

Como el ridículo siempre puede ser más grande, ya sabemos que el teniente de alcalde de Colau ejerció en 2011 como abogado del adoctrinador salafista de Ripoll, al que logró que absolvieran para seguir con su magna labor. Pablo Iglesias, que lanzó su carrera política con el patrocinio de Irán, nos contaba ayer que no se sumaba al Pacto Antiyihadista por no sé qué relaciones del Gobierno con Arabia Saudí y Qatar. Lo de la extrema izquierda en España se asemeja mucho a la alta traición.

El colofón al día de ayer lo puso la ya mítica Juana Rivas, que reapareció tras un mes en el que secuestró a sus hijos, violando el derecho de su padre a estar con ellos y desobedeciendo repetidamente a la Justicia española. El progresismo imperante, abrazado con fuerza por el mismo presidente del Gobierno cuando pidió que entendiéramos a la sustractora de menores, puede estar satisfecho: el juez la ha devuelto a casa sin fianza porque existe “bajo riesgo de fuga”.

El chiste se hace solo. 

Siempre vuestro,

mb.