Una sociedad en Panamá

Una sociedad en Panamá

panamaLas instituciones en España se han convertido en un escaparate para que la turba vierta todo tipo de estiércol sobre aquellos que las representan. Manuel Moix, fiscal Anticorrupción, tiene participaciones heredadas en una sociedad panameña que, hasta donde se sabe, no incurre en ninguna ilegalidad; a pesar de ello, desde Podemos hasta Ciudadanos pasando por el PSOE, no queda nadie en la oposición que no pida su cese inmediato. La opinión pública se está idiotizando a una velocidad tan alarmante que cualquiera que no sea un desharrapado es sospechoso de conducta fraudulenta. Los medios convierten cualquier rumor en sentencia inapelable y la opinión pública no duda en guillotinar al condenado aunque ni conozca ni entienda los detalles de aquello por lo que se le acusa. El dilema es sencillo: o queremos a los mejores o convertimos los poderes de la nación en un circo. Dicho de otro modo: si pagamos con cacahuetes, al final sólo quedarán los monos.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario