Una victoria sólida

Una victoria sólida

victoriaMacron venció a Le Pen y nadie podrá decir que fue por poco. Con más del 60% de los apoyos, el ex ministro de Economía obtuvo una holgada victoria ante Marine Le Pen, que certifica el fracaso de la extrema derecha en todo el continente europeo. Macron fue la última bala de Hollande para cobrarse su venganza y a la vista está que la jugada le ha salido redonda. El centro, insustancial producto de Marketing que en Canadá ha quedado para hacerse selfies, al menos aleja el peligro de ruptura de la UE y la quiebra de la moneda única. Por delante, Macron tendrá cinco años para demostrar si es un tiburón o un avestruz: una economía estancada por el intervencionismo, un país que busca recuperar el pulso de la UE, el terrorismo islamista y los conflictos internacionales en los que participa Francia serán las piedras de toque que medirán su talla como estadista. Aquí, como siempre, le juzgaremos por sus hechos. Que la suerte le acompañe.

Pulsa aquí para recibir gratis nuestro newsletter diario